sábado, 28 de diciembre de 2013

Prioridades para el 2014

"Yo no soy así, se lo juro, he estado muy irritable últimamente, a todos les hablo mal, no tengo la paciencia que me caracteriza, no sé lo que me ha estado sucediendo, pero se lo juro, de nuevo, yo no soy así".

Esas fueron las palabras de un paciente unas semanas atrás, llegó a mi consulta desesperado, con la idea de que estaba padeciendo algún tipo de trastorno mental que lo estaba haciendo reaccionar contrario a sus creencias, principios y tendencias hasta el momento. Lo miré fijamente, "cuentame qué cosas han pasado estos meses". Lejos de hacerle una historia clínica, un genograma, varias pruebas, etcétera para descartar que tuviera otra cosa, necesitaba saber... qué cosas estaban sucediendo "fuera" de él. 

En incontables ocasiones buscamos descartar la presencia de patologías, sin detenernos un segundo a ver qué sucede fuera, qué tipo de presión está teniendo el paciente para reaccionar así. En su libro, "El hombre en busca de sentido", Viktor Frankl nos deja claro que en situaciones "anormales" la reacción "normal" de cualquier individuo es "anormal". Mi paciente estaba siendo deborado por una agenda saturada de compromisos interminables, metas inalcanzables y ningún espacio para lo importante.

El asunto serio con este caso en particular, es algo que a todos nos sucede. Si no tenemos nuestras prioridades claras, caeremos en la tiranía de lo urgente, lo urgente superará lo importante y nosotros seremos simples espectactadores de cómo nuestras vidas van a la deriba. 

Si hay algo importante que podemos hacer a la hora de cerrar este año que en unos días terminará, es aislarnos un rato del ruido y las fiestas y los inacabables compromisos y decidir, sí, decidir, qué será lo primero en nuestras vidas, y lo segundo y lo tercero y lo cuarto y si nos da tiempo, hasta lo quinto.

Establecer nuestras prioridades y ser intencionales en mantenerlas en su lugar en el diario vivir, nos ayudará a liberarnos de una cantidad enorme de cargas que cada día recibimos y al no tener claro qué es lo importante, pasan a ocupar un lugar que ni siquiera teníamos disponible en la agenda. 

Toma 15 ó 20 minutos para pensar y poner por escrito cúales serán tus prioridades en el 2014, recuerda que debes ponerlas en orden jerárquico para que lo primero sea siempre lo primero. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...